Hoy os traemos el caso de Soraya Falce A causa de tener las manos húmedas y mojadas demasiado tiempo con las tareas habituales de la vida cotidiana, se le fueron agrietando poco a poco. El agua junto con otras sustancias químicas, el frío, humedad, además de cambios bruscos de temperatura, son el caldo de cultivo idóneo para deteriorarlas en un espacio corto de tiempo.

Soraya nos contaba que el dolor en los nudillos era insoportable al doblar los dedos, junto con un terrible escozor al tener que mojarlas de nuevo. A pesar de que en verano suda mucho y las tiene siempre normalmente hidratadas, en invierno se torna la situación 180°.

Como resultado de todo estos malestares, Soraya consultó a nuestro doctor D.Jorge Teixeira dos Santos, el cual le recomendó aplicarse tres veces al día el Concentrado de Aloe Vera, con un 90% de aloe . Este, aporta a la piel una hidratación óptima mejorando por lo tanto la elasticidad de la misma. Por la noche se aplicó la crema Aloe Vera con Própolis, la cual ofrece un aporte nutritivo con extracto de abejas. Hidratación intensiva, calma y además refresca la zona afectada.  

En una semana las manos de Soraya mejoraron de manera significativa. El deterioro y molestias ocasionadas por el maltrato de los diversos elementos externos desapareció paulatinamente.

Aquí os dejo los dos productos que utilizó en su tratamiento:

Aloe Vera Concentrado.

Aloe Vera Concentrado: 90% Aloe Vera natural extraído del gel de la hoja en su forma y consistencia primitiva. Te proporciona una hidratación máxima y te deja una agradable sensación de frescor.

Aloe Vera con Própolis.

Aloe Vera con Própolis: Loción especialmente suave. Combina el própolis del panal de miel con Aloe Vera hidratante. El resultado es una crema rica especialmente idónea para una piel seca que necesita cuidados especiales. Extracto natural de cera de abejas. Hidratación intensa para una piel que tiende a la sequedad. Aplicar con un masaje sobre la piel hasta que se absorba.