Lo hacemos prácticamente todos los días. Aunque nos parezca fácil, no siempre lo hacemos de forma correcta e incluso podemos estar dañándolo sin darnos cuenta de ello. Si aprendes las técnicas correctas, notarás una gran diferencia en la salud, brillo y consistencia de tu cabello.

¡No te pierdas cómo lavarlo adecuadamente en estos sencillos pasos!

 

Primero enjuágalo.

El cabello debe estar mojado antes de aplicar el champú. El agua caliente abrirá las cutículas, y eso es bueno para remover cualquier suciedad o producto acumulado en el cabello.

Además, si enjuagas el cabello con agua caliente antes de lavarlo, se aflojan los aceites del cuero cabelludo y se abre la cutícula, permitiendo una mejor absorción del champú y el acondicionador.

Aplica primero el acondicionador.

Solo en caso de que tengas el cabello largo por debajo de los hombros, una buena forma de proteger las puntas del resecamiento es aplicar acondicionador y enjuagar antes de ponerte el champú. Esto no solo ayudará a mantener tus puntas saludables sino que además le dará más humectación y brillo a tu cabello.

Haz espuma en el cuero cabelludo.

El champú solo necesitas aplicarlo en el cuero cabelludo. El cabello más cerca del cuero cabelludo es el más joven y por consiguiente, el más graso. Sin embargo, las puntas usualmente son más secas y frágiles. No uses más champú del que necesitas ya que una cantidad pequeña es suficiente. Si tu cabello es particularmente largo o grueso puedes duplicar la cantidad.

Sé amable.

La fricción puede dañar el cabello de forma permanente, lo que te puede causar que quiebre. Por eso, debes lavar tu cabello gentilmente. Comienza por la raíz, masajea el cuero cabelludo para estimular la circulación sanguínea en esa zona. Evita los movimientos circulares que pueden enredar el cabello. Luego, pasa a las puntas pero de manera gentil, evita frotarlas o cualquier movimiento que pueda dañarlas.

No enjuagues y repitas.

A pesar de lo que pueda decir en la etiqueta de tus productos de belleza, no hay necesidad de enjuagar tu cabello dos veces. Una sola aplicación de champú es suficiente. Puedes hacer una excepción si el cabello está está muy sucio y no has logrado dejarlo bien limpio luego del primer lavado.

Agrega acondicionador de la mitad a las puntas.

Después de enjuagar el champú exprime un poco el agua del cabello antes de aplicar el acondicionador. Mantén el cabello con acondicionador alejado del agua con una gorra o una pinza mientras lavas el resto del cuerpo. De esta manera dejas que el cabello absorba el acondicionador. Cuánto más tiempo permanezca el acondicionador, mejor lo absorberá el cabello.

Evita aplicar el acondicionador en la raíz, limítate solo a las puntas. Recuerda que, como te dije al comienzo, si tienes el pelo largo, puedes aplicar el acondicionador antes del shampoo.

Termina enjuagando con agua fría.

Por último, enjuaga el cabello con agua fría. El agua fría logra cerrar las cutículas y cierra la capa exterior, logrando que el cabello tenga más brillo. No tienes que lavar enteramente el cabello con agua fría sino que debes dejarlo para la parte final del lavado.

Sigue estos pasos y podrás lavar tu cabello de la manera correcta para que se vea saludable, limpio, humectado y con mucho brillo.

En LR tenemos una variedad de champús y acondicionadores muy interesante, tanto de la línea Aloe Vera, como de Nova Pure. Productos de una alta calidad, naturales y sin testar en animales, que puedes conseguir en nuestra tienda. Cualquier duda que tengas, consúltanos y te ayudaremos encantados.